lunes, 12 de septiembre de 2016

¿Es permitido en el amor que sea la mujer la que dé el primer paso?

 
 
“—¿Por qué no pasas? —lo invitó con expresión sorprendida. Ella misma se impresionaba de sus propios arrebatos, no estaba habituada a dejarse dominar por las hormonas, pero en ese momento su organismo estaba tan descompuesto que lo único que su mente procesaba eran los consejos que la sexóloga había dado un instante antes a través del programa trasmitido en televisión.
Necesitaba una descarga de endorfinas que le sacudiera los sentimientos depresivos. Si sacaba de su interior esas energías negativas podría pensar y actuar con claridad, teniendo más posibilidades de resolver su situación. Lo que ella no imaginaba eran las consecuencias que ese tipo de actos acarrearían.
Pero en ese instante su conciencia estaba apagada, lo único que le funcionaba era el instinto. Su capacidad de sobrevivencia la dominó por completo. Su futuro estaba en juego”.
 
 
Una invitación como esa, ¿él podrá rechazarla?
 
 
Averígualo leyendo YO, SOFÍA MARTÍNEZ, una novela romántica, apasionada y chispeante que encontrarás en Amazon por tan solo 0,99$. Descubre a Sofía y las peripecias que debe realizar para hacer su sueño realidad, sin perder al amor de su vida en el camino.
 
 

viernes, 9 de septiembre de 2016

El erotismo en la Novela Romántica EL DESEO DEL DRAGÓN.



“Ella se revolvió sobre las sábanas como una gatita consentida. Se arqueaba pidiendo más, exigencias que él estaba encantado de hacer cumplir. Con ansia Iván recorrió el cuerpo de su mujer para morderlo y degustarlo como si fuera un tallo de caña de azúcar, que desprendía un jugo dulce y adictivo, cuyo culmen encontró entre las piernas femeninas, que se abrieron para él como los pétalos de una flor”.

La novela EL DESEO DEL DRAGÓN está centrada en un tema específico: la vida en pareja. En la primera novela LA MIRADA DEL DRAGÓN, Iván y Elena se conocen, descubrimos los conflictos personales de ambos, sus miedos, ansiedades y aspiraciones, pero en la segunda ya tienen formada una familia grande, a la que deben proteger.

El conflicto principal de esta historia son los que puedan presentarse en un matrimonio común: rutina, problemas económicos, preocupación por los hijos, desamor… con la única diferencia de que ellos no son una pareja común, por tanto, su forma de afrontar dichos inconvenientes es atípica. Aunque no tanto.

Por supuesto hay mucha pasión, ¿cómo no haberla con un hombre como Iván? Todo lo que él lleve a cabo lo hace con mucha entrega, imaginen lo que será amar a la mujer que lo trae de cabeza.


Vio a Elena acostada en la cama, de lado. Le daba la espalda. Dormía en bragas y con una suave camiseta de algodón como pijama. A ella no le gustaba arroparse, y cuando lo hacía, de forma inconsciente se quitaba las sábanas. A Iván le encantaba esa costumbre. De esa manera podía apreciar el cuerpo de su chica en la cama. Adoraba verla, para él su mujer era más perfecta que las divas veinteañeras de Hollywood, a pesar de que sus caderas se habían ensanchado a causa de los tres embarazos y aumentó unos cuantos kilitos que, según ella, fue por culpa de la «depresión post parto».
A él no le interesaban las razones, esa nueva apariencia le resultaba igual de exquisita. Había más carne para morder y amar, haciendo que su adicción por esa mujer creciera.


¿Iván será capaz de dejar dormir a su esposa? Ya sabemos en el post anterior lo inquieto que es, nunca logra quedarse tranquilo, ni cuando duerme. Si deseas saber qué tramará, deberás leer la novela.


—Muñeca —susurró, para llamar su atención, pero ella seguía rígida. No le pondría las cosas fáciles—. Cariño, te amo.
Le acarició el vientre mientras sus labios le besaban el cuello. Introdujo la mano bajo la camiseta y frotó con dulzura su torso hasta alcanzar uno de sus senos. Sonrió al notar que la piel de Elena se erizada. Ella no podía seguir haciéndose la desentendida.

¿Quieres leer más? Busca EL DESEO DEL DRAGÓN en Amazon y disfruta de esta excitante historia.



miércoles, 7 de septiembre de 2016

El éxito de una novela romántica: una pareja perfecta.


Una novela romántica debe poseer un ingrediente básico: “una pareja”. Y para que la historia valga la pena, esta debería aspirar a ser “perfecta”. Y no hablo de una perfección en su trato, pues creo que tal cosa no existe, sino en la perfección del diseño de cada personaje.

Las cualidades que indican que una pareja podría mantener una relación exitosa son: atracción física, capacidad de comunicación, respeto, compromiso y afinidad. Pero ¿cómo logramos eso? Expertos como Valeria Sabater, psicóloga y escritora, aseguran que para poder “encontrar la pareja adecuada siempre es necesario que hagamos un ejercicio de autoconocimiento”.

No puedes buscar o hallar a alguien ideal para ti si no te conoces a ti mismo, y conoces aquello que realmente deseas o lo que jamás podrías aceptar.

¿Cómo llevar eso a la literatura? Pues, en este caso, conociendo bien a mis personajes. Definirlos con claridad antes de comenzar a escribir.

Muchas escritoras de novela romántica solo se centran en uno de sus personajes principales. Ya sea en el hombre, porque quieren hacerlo super, super atractivo (tipo Christian Grey o Travis Maddox), o en la mujer, porque tratan de hacerla super, super aguerrida (tipo Bella Swan o Bridget Jones). Pero siempre he creído que un trabajo en conjunto hace un efecto más llamativo.

¿Cómo olvidar esas “parejas perfectas”, como por ejemplo: Romeo y Julieta, o Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, o tal vez Daisy Devreaux y Alex Markov, incluso Jamie y Claire Fraser?

Y es que para mí el trabajo de uno puede dar un efecto fascinante, pero el de una pareja sería inolvidable. ¿No les parece?

En mis novelas procuro enfocarme en ambos personajes principales. Claro, aún no llego a la calidad que han logrado Shakespeare, Jane Austen, Susan Elizabeth Phillips o Diana Gabaldon, pero intento ir por esos caminos. En el caso de LA MIRADA DEL DRAGÓN y EL DESEO DEL DRAGÓN sé que mi punto fuerte es Iván Sarmiento, el protagonista, sin embargo, traté de no descuidar a Elena Norato, el personaje femenino principal.


Iván, como lo comenté en el post anterior, es un personaje difícil por su personalidad ruda, agresiva y dominante. No podía colocarle una pareja débil, pues sería como poner a un gato frente a un tímido ratón. Tal vez logre hacer que congenien al inicio, pero con el tiempo el más fuerte se impondrá y doblegará al otro.

Elena, a diferencia de Iván, es una chica dulce y agradable, pero, al igual que él, tuvo que pasar por diversas situaciones personales que la obligaron a endurecer sus emociones.


Entró en el viejo Fiat Uno que perteneció a Raúl y lo cerró de un portazo. Apretó con fuerzas los puños y golpeó el volante repetidas veces hasta quedar abatida en el asiento. Se tapó la boca para reprimir un grito capaz de ensordecer a toda una comunidad, e hizo un gran esfuerzo por cohibir las lágrimas de pena. Un dolor amargo le recorrió el pecho.
Pudo confirmar que su hermano había muerto. Ahora tenía total seguridad de que estaba sola y con una inmensa carga sobre sus hombros.

Fragmento de LA MIRADA DEL DRAGÓN.

Recibir constantes golpes de la vida puede dejar secuelas dramáticas en nosotros. Elena, en pocos meses, no solo tuvo que vivir un momento atroz que la lastimó física y mentalmente, sino que se enteró de que toda su existencia había sido orquestada a conveniencia, y que el hombre que la ayudaba a soportar su sufrimiento y escapar de sus miedos, demostrándole que hasta en medio del dolor se podía amar, sería su verdugo. Situación que ella podía superar atreviéndose a tomar un arma para acabarlo antes.

Se volvió una chica casi fría y temeraria, ¿quién no? Y digo “casi” porque algo de su personalidad pasada quedaba ahí, escondida en su interior, y la volvía una mujer insegura y temerosa.


—Disculpe, ¿espera a Jacinto Castañeda?
Los años de experiencia siendo el domador de su propio circo de fieras no prepararon a Iván para ese momento. La fuerza seductora que envolvía la voz de aquella mujer lo dejó mudo por primera vez en su vida y le tocó hasta las fibras nerviosas más distantes de su cuerpo.
Solo pudo asentir con la cabeza mientras la mirada acaramelada de ese exuberante ángel le robaba el corazón.
—Yo también lo busco, el recepcionista me dijo que lo esperara aquí, con usted. ¿Puedo sentarme?
Sus palabras lo hicieron reaccionar, ¿por qué ese hermoso ángel buscaba a Jacinto Castañeda?
No quiso dar riendas a su imaginación para no adelantarse a los hechos. Lo mejor, era esperar.
Giró el rostro a su izquierda y se topó con la infantil torre de cojines que había apilado a su lado. El sillón poseía tres lugares y la torre estaba en medio, no podía dejar que aquellos asquerosos almohadones se interpusieran entre esa chica y él.
Enseguida los apartó hacia la esquina vacía para inhabilitar el asiento. De esa manera la obligaba a sentarse a su lado.
—Seguro, ángel, puedes sentarte aquí.
Con una mano dio seductoras palmadas al sillón y le dedicó una arrebatadora sonrisa. La mujer frunció el ceño y lo observó con recelo.
—E-LE-NA, mi nombre es Elena. No ángel —aclaró la chica, incómoda por el cortejo.
A Iván el corazón le suspiró al escuchar ese nombre, igual al de la hermosa mujer causante de la guerra en Troya. Por una mujer como ella, con esas curvas y esa mirada, estaba dispuesto a mantener una guerra él solo contra cualquier imperio.

Fragmento de LA MIRADA DEL DRAGÓN.

¿Qué puede sorprender a Iván? ¿Una mujer asustadiza que él pueda dominar a su antojo y alimentar su egocentrismo, o una fiera salvaje que le arañe el cuerpo cada vez que lo vea y le grite en la cara sus verdades para evitar que se imponga?

A mi criterio, un hombre como él necesita de alguien firme, que pueda pararle el trote cada vez que él se sobrepase, pero también audaz, para que pueda soportar el ritmo desenfrenado que lleva, y por último, bondadoso, para que lo ayude a recuperar la fe en la humanidad.


Mi premisa en LA MIRADA DEL DRAGÓN era que Iván estaba harto de la vida que llevaba, anhelaba un cambio, pero ¿cómo alguien que poco cree en los seres humanos, por la infinidad de crueldades que ha tenido que soportar, podría alcanzar una reconciliación con el mundo?

Quien esté a su lado debe lograr sacar lo mejor de él, escarbando en la profundidad de su ser. Por eso me preocupé tanto en diseñar a Elena, para hacer de ella algo más que una mujer seductora, y llevarla hasta el punto de ser una amiga y una aliada, alguien que pudiera comprender su situación sin juzgarlo y tenga la valentía de caminar a su lado sabiendo los riesgos que eso conllevaría.


Él sonrió, sin dejar de avanzar entre los sacos de harina apilados en la entrada. Comprendía el cansancio de Elena. Sus hijos habían heredado su efervescencia, la pasión que él solía imprimirle a cada cosa que hacía y esa particularidad de no saber quedarse quieto ni callado en ningún momento. Era un hombre activo, ansioso por tener algo que le distrajera la mente, y sus hijos habían salido exactamente igual a él. Para Elena no era un trabajo fácil tener que convivir con cuatro revoltosos ivanes.
Claro que iría a casa y le daría lo que ella pedía, pero no dejaría pasar la ocasión para amarla como se lo merecía. Desde el día en que la encontró juró que no pasaría un solo día sin que le demostrara lo importante que era para su vida. Elena lo había salvado de la perdición, lo regresó al camino correcto y despertó en él un amor que jamás pensó que podía sentirse por nadie.

Fragmento de EL DESEO DEL DRAGÓN.

¿Hice un buen trabajo? Eso solo puedes decírmelo tú. Conoce las historias de Iván y Elena en LA MIRADA DEL DRAGÓN y EL DESEO DEL DRAGÓN, dos novelas de suspenso romántico que puedes conseguir en Amazon. 


lunes, 5 de septiembre de 2016

¿Cómo iniciar un proyecto literario?


Toda novela comienza con un elemento principal: LA IDEA, y una idea no es más que un chispazo producido por una imagen, una frase, una melodía, un aroma o una sensación que nos haya llegado de forma repentina.

Una idea literaria puede nacer cuando escuchamos música, vemos la televisión, leemos un libro o caminamos por la calle, incluso, mientras hacemos los quehaceres de la casa, estudiamos, escuchamos a otros, etc. Puede llegar de maneras diferentes y en ocasiones diversas.

La idea de EL DESEO DEL DRAGÓN nació de una reflexión.

En el 2006 mi vida dio un cambio total. Quedé embarazada, por primera vez. No solo hubo un cambio físico en mí, sino también mental y emotivo. Me sentía más susceptible e inquieta. Leía mucho, sobre todo artículos de crianza y cuidados de bebés, pero también tuve una fascinación especial por el romance paranormal. Ward, Kenyon, Cole, Briggs, Harris y Rice fueron algunas de las que leí. Todas tenían algo en común, sus personajes masculinos eran fuertes, muy fuertes, y sexys, pero también traumados. Tenían errores e intentaban vivir con ellos, nada los satisfacía y ansiaban con intensidad que sus realidades cambiaran.

Los dramas que ellas exponían en sus obras se mezclaron con las nuevas preocupaciones que me embargaban: ¿cómo cuidar de mi hijo para que creciera sano y fuerte? ¿Cómo debía criarlo para que fuera un chico de bien, con personalidad? ¿Cómo evitar consentirlo mucho o amarlo poco? En fin, dudas que creo le llegan a todas las madres primerizas que quieren hacer bien su trabajo.

Tanta lectura y reflexión me llevó a preguntarme: ¿Qué pasaría si… un hombre, que termina siendo un sujeto malo por fallas en su crianza, se enamora de una mujer que podría significar su condena definitiva?

Esas reflexiones comenzaron a trazar en mi cabeza una idea, que luego fue tomando forma con el paso de los meses: un hombre fuerte, muy fuerte, aunque no por méritos sobrenaturales, y sexy, muy sexy, cuyo trauma de adulto fuera producto de una crianza defectuosa.


Así surgió IVÁN SARMIENTO, el protagonista, un hombre que tuvo una niñez tan difícil que marcó cada aspecto de su personalidad adulta. Vivió entre la miseria, fue testigo de la muerte cruel de ambos padres, fue perseguido por criminales, estuvo en diferentes orfanatos que le prodigaron una crianza ruda y sobrevivió durante su adolescencia en las calles siendo obligado a asesinar para defenderse, y robar para poder comer.


A pocos metros de la entrada se encontraba el colegio San Juan, una institución educativa que funcionaba además, como albergue para jóvenes varones con problemas de conducta. Los chicos que vivían allí eran huérfanos o pertenecían a familias muy humildes que no podían mantenerlos. La mayoría poseía un carácter subversivo irrefrenable, que según los monjes que dirigían el lugar, para encauzar sus temperamentos era necesario un tratamiento tan rudo como sus personalidades.

Fragmento de LA MIRADA DEL DRAGÓN, novela que presenta a los personajes de EL DESEO DEL DRAGÓN.

Las causas injustas que siempre rodearon al niño huérfano y rebelde, hicieron de él un delincuente de cuidado, especializado en el sicariato, el secuestro y la tortura.


Ella no era como él. A pesar de la valentía con la que enfrentaba su soledad y sus pérdidas, Elena necesitaba del apoyo y del aliento de familiares y amigos. Ella sí había contado con una segunda familia que la adoptó y la recibió en su seno. Él, en cambio, tuvo que luchar en la calle y saltar de refugio en refugio, hasta que pudo valerse por sus propios medios.

Fragmento de LA MIRADA DEL DRAGÓN, novela que presenta a los personajes de EL DESEO DEL DRAGÓN.

La primera novela que escribí sobre ese personaje: LA MIRADA DEL DRAGÓN, la autopubliqué a finales del 2012, pero me dejó tantas sensaciones represadas en el pecho que me fue imposible quitármelo de la mente. Incluso a mis lectores, que siempre me escribían pidiéndome más de IVÁN.

¿Cómo debe actuar un hombre recién reconciliado con la vida? Fue mi duda al reflexionar cómo podía darle continuidad a la historia de un personaje tan difícil que había logrado encontrado su final feliz.


La primera novela fue muy difícil de llevar. Los traumas y tipo de actuar de Iván exigían situaciones fuertes y delicadas, que si no eran bien tratadas podían distanciarme mucho de la novela romántica, género en el que deseaba enmarcarla. Pensar en una continuación me daba terror. Por eso el proceso de reflexión duró unos cuantos meses.

Hasta que una lectora me envió una imagen que dice más que miles de palabras, asegurándome que le hacía recordar a IVÁN SARMIENTO, y el final sublime que tuvo en la primera novela.


Fue allí cuando pensé: ¿Qué pasaría si… estuviera en peligro eso que tanto amas?

EL DESEO DEL DRAGÓN no es una continuación de LA MIRADA DEL DRAGÓN, es otra historia centrada en los mismos personajes, pero que muestra una trama distinta, que no tiene relación con la anterior. Por supuesto que en la segunda se recuerda un poco lo vivido en el pasado, sin embargo, ambas novelas pueden leerse de manera independiente.


No podía morir. No se dejaría vencer con facilidad.
Nadie había logrado acabarlo mientras vivía en las calles como un simple delincuente, mucho menos lo harían ahora que tenía a cuatro increíbles personas bajo su cuidado, obsequiándole la fortaleza necesaria para sobrevivir. De alguna manera saldría de allí.

Fragmento de EL DESEO DEL DRAGÓN.


Aquí exploré una faceta diferente de IVÁN, la de padre y esposo, e intenté mostrar sus esfuerzos por proteger y mantener a su lado a los seres que ama, de peligros muy similares a los enfrentados en su vida anterior. Los cuida incluso, de sus propios errores (¿qué hombre, sexy o no, no tiene errores?).


Llevaba seis años alejado del ambiente delictivo y criminal en el que había vivido.
Desde que se unió a Elena intentaba seguir una existencia normal, como padre de familia y cabeza de un sólido hogar. Sin embargo, de vez en cuando aceptaba uno que otro trabajito como detective para mantener a raya sus nervios.
Para un sujeto como él, que desde los ocho años se había dedicado a sobrevivir en las calles, sumergido en la violencia, apartarlo de ese lugar no era tarea fácil.

Fragmento de EL DESEO DEL DRAGÓN.

¿Has tenido ideas que no dejan de dar vueltas en tu cabeza y te roban horas de sueño y hasta la tranquilidad?

No dejes de conocer a IVÁN SARMIENTO y la intensa historia de amor que he creado para él en: EL DESEO DEL DRAGÓN. Búscala en Amazon.



Lee más en:

El éxito de una novela romántica: una pareja perfecta
http://desdemicaldero.blogspot.com/2016/09/el-exito-de-una-novela-romantica-una.html

El erotismo en la novela romántica EL DESEO DEL DRAGÓN
http://desdemicaldero.blogspot.com/2016/09/el-erotismo-en-la-novela-romantica-el.html